Volver a vista general
Noticias

MEDIDAS PARA UNA REAPERTURA SEGURA DE BARES Y RESTAURANTES

Recuperar la confianza de los consumidores es una de las principales preocupaciones de los empresarios del sector horeca y la industria de alimentos. Uno de los principales cambios en el comportamiento de los consumidores luego de la pandemia ha sido el aumento en el interés por los temas de higiene y bioseguridad. Y en este sentido, la salud de los consumidores debe ser una prioridad para los establecimientos. Es por esta razón que en Winterhalter te traemos algunas medidas  pensadas  para un segura  reapertura de bares, restaurantes y cafeterías.  

Los establecimientos que implementen procesos que garanticen la inocuidad en los alimentos pueden recuperar más fácilmente la confianza de los usuarios y tener éxito en su proceso de reapertura o reactivación. Es necesario entender que la preocupación por las buenas prácticas de higiene y bioseguridad permanecerá luego de la pandemia, debido a la gran cantidad de  riesgos para la salud asociados a la contaminación de alimentos.

RIESGOS PARA LA SALUD DE LOS CONSUMIDORES DEL SECTOR HORECA

Los riesgos para la salud de los consumidores no solo están relacionados con la emergencia sanitaria por el Covid19. Cada día las bacterias y microorganismos se vuelven más resistentes y se descubren nuevas cepas de virus peligrosas para la salud de las personas. Todo esto sin mencionar los riesgos por Enfermedades de Transmisión de Alimentos. 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, en la región de las Américas cada año, 77 millones de personas enferman y más de 9000 mueren a causa de Enfermedades de Transmisión Alimentaria 33 millones son menores de 5 años, de los que cada año mueren más de 2000. Todas estas muertes se pueden evitar con una correcta e higiénica manipulación de alimentos.

En este sentido, en Winterhalter estamos convencidos de que la educación es parte fundamental de la prevención. Por esta razón, es esencial que los trabajadores del sector Horeca entiendan y conozcan las vías de transmisión, síntomas y medidas preventivas que se deben implementar  en el proceso de reapertura de bares y restaurantes para evitar la propagación de cualquier tipo de microorganismos que puedan ocasionar enfermedades y problemas de salud en los consumidores. 

Winterhalter recomienda emplear los siguientes procedimientos para cumplir con los estándares establecidos por entidades de salud pública y por la OMS en el proceso de reapertura de bares, restaurantes y cafeterías. 

Tal vez te interese leer: Enfermedades de transmisión alimentaria: causas y cómo prevenirlas


MEDIDAS DE CONTROL Y PREVENCIÓN PARA TRABAJADORES

Capacitar a todos los trabajadores en  protocolos de bioseguridad, como el distanciamiento físico y las buenas prácticas de higiene, es una de las principales claves para una reapertura segura de bares y restaurantes. El distanciamiento físico debe aplicarse en todas las áreas incluyendo: oficinas, cocinas, despensas, congeladores u otras áreas de trabajo de alta densidad y tráfico. Los trabajadores, proveedores, clientes y demás personas que circulen por el establecimiento deben usar tapabocas y en lo posible, mantener una distancia de 1.5 metros entre sí.

La higiene personal y el lavado de manos juegan un papel fundamental en la prevención de enfermedades y su consecuente propagación.  La Organización Mundial de la Salud y las autoridades locales han establecido medidas y protocolos de Bioseguridad que todos los establecimientos de la Industria de Alimentos y el Sector Horeca deben cumplir para garantizar el bienestar y la salud de consumidores y trabajadores.  Es de trascendental importancia conocer y asegurar el cumplimiento de estos protocolos de limpieza y desinfección para tener éxito en el proceso de reapertura de bares, restaurantes y cafeterías. 

Tal vez te interese leer: Protocolos de Bioseguridad para el sector Horeca frente al COVID-19

MEDIDAS GENERALES PARA LA HIGIENE, LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

Se recomienda establecer procedimientos de limpieza de rutina varias veces al día en los que se incluya el uso de productos y procesos que garanticen higiene e inocuidad.  Se deben limpiar y desinfectar frecuentemente todas las superficies, principalmente, las que se tocan con más regularidad como mesas, sillas, puertas, etc.  En este punto, es de vital importancia capacitar a los trabajadores para que entiendan realmente cuáles son los factores necesarios para realizar un correcto proceso de limpieza y desinfección. 

Es muy importante tener en cuenta que limpiar y desinfectar no son lo mismo. Ambos hacen parte de un proceso de HIGIENE, pero cumplen objetivos diferentes:

La limpieza se refiere solo la remoción de materia orgánica, mientras que la desinfección se refiere al uso de productos químicos y temperaturas que garantizan la eliminación de virus, bacterias y otros gérmenes. En un proceso óptimo de desinfección se emplea una temperatura mayor a 80 º C para la total inactivación térmica de gérmenes y virus.

Aunque una correcta  limpieza y desinfección de loza y utensilios de cocina siempre ha sido importante en la prevención de Enfermedades de Transmisión Alimentaria, luego de la pandemia la higiene ha cobrado una mayor trascendencia. Uno de los mayores riesgos de contagio o contaminación potenciales en bares y restaurantes ocurre mediante el contacto de piezas como vajillas, cristalería y utensilios de cocina contaminadas. Frente a este tema, es fundamental conocer e implementar un procedimiento de limpieza que garantice una total inactivación de virus, bacterias y microorganismos perjudiciales para la salud. 

Una de las principales medidas para acelerar la reactivación del sector y recuperar la confianza de los consumidores para la reapertura de bares y restaurantes es desarrollar procesos de lavado y desinfección que garanticen una total asepsia en la loza, vasos, copas y demás utensilios y elementos que son reutilizados por varias personas durante una jornada.

Tal vez te interese leer: Higiene en el lavado: un factor de ahorro para las cocinas profesionales

MEDIDAS PARA  UNA CORRECTA HIGIENIZACIÓN EN EL LAVADO PROFESIONAL

Según una investigación publicada en la Medical Microbiology and Immunology Magazine de la editorial científica Springer Science, virus similares al SARS-CoV-2, logran sobrevivir a condiciones de desinfección con tratamientos térmicos de hasta 60 °C. Por esta razón, para lograr una completa inactivación de microorganismos patógenos es necesario emplear procesos de lavado  con agua a una temperatura superior a los 60º C durante al menos 30 minutos. 

Este proceso de inactivación térmica de los virus con el uso de agentes de limpieza y temperatura se conoce como desinfección termo-química y es clave para garantizar una total inocuidad. Por eso, la manera ideal de lograr un óptimo proceso de lavado e higienización de vajillas, cristalería y demás implementos de cocina es con un equipo lavavajillas de Winterhalter.

Nuestros lavavajillas industriales trabajan con temperaturas de 62°C para el agua de lavado y 80 °C para el agua de aclarado, lo cual, con el uso de los productos químicos adecuados aseguran una verdadera higiene en la loza y de esta manera se previenen la contaminación cruzada y el contagio de virus, bacterias y enfermedades de transmisión de alimentos.

Encuentra la solución de lavado ideal para tu cocina profesional AQUÍ

 

SUSCRIBETE A NUESTRO NEWSLETTER SEMANAL

ÚNETE A NUESTRO NEWSLETTER

ÚNETE A NUESTRO BLOG
Las cookies facilitan la prestación de servicios en este sitio web. Al usar este sitio web, usted autoriza el uso de cookies. Política de privacidad OK