Volver a vista general
Prensa

Encuentros del sector Horeca

Fue todo un privilegio el poder vivir esta experiencia en directo con estas tres grandes mujeres y excelentes bodegueras que nos deleitaron con su experiencia, compañía y como no, con sus vinos.

 

Victoria Ordoñez, directora general en Bodegas Victoria Ordoñez

 

Victoria Ordoñez ha estado vinculada al mundo del vino desde su infancia. Su padre, José María Ordóñez, fue pionero en la distribución de vinos de alta gama en la provincia de Málaga, comenzando su actividad a finales de los años 50.

¿Qué proyecto estáis desarrollando actualmente?

Comenzamos en 2015 con un proyecto que consiste en la preservación de los viñedos históricos de Pedro Ximénez de los montes de Málaga, y la recuperación de un vino muy famosos que se elaboraba en esta zona llamado “mountain wine” o vino malagueño. El vino malagueño es un vino seco, es el núcleo de nuestro proyecto con el actual “Voladero” y “La Ola del Melillero” desarrollando el resto de la gama.

Como proyecto de futuro tenemos un vino que está durmiendo desde hace unos años en barrica, creemos que va a ser un vino que nos va a dar una sorpresa muy agradable.

¿Cómo ve el sector del vino de cara al futuro?

Ha sido un sector muy dañado por la crisis, nos hemos visto todos perjudicados, pero ya se respira alegría y movimientos de pedidos, nos da la sensación de que está llegando un periodo mucho mejor.

Queremos que la gente tenga muchas ganas de salir, consumir y divertirse. Ya que nuestros vinos son más de tipo gastronómicos, no se suelen comprar en grandes establecimientos si no que los puedes encontrar en restaurantes.

 ¿Cómo ha sido vuestra adaptación al mundo digital?

Somos una bodega pequeña que en cuanto a elaboración se presta a poca digitalización, sí bien estamos pensando en que el control de temperaturas podamos hacerla en remoto con el móvil. También hemos potenciado la venta online.

Ana Castro, enóloga y directora técnica de Bodegas La Melonera

 

Trabaja en Ronda en la bodega La Melonera recuperando variedades autóctonas andaluzas, sobre todo las variedades tintas de la uva. En esta bodega elaboran un vino con variedades que estaban prácticamente extintas, recuperando el patrimonio vegetal que tiene Andalucía y transmitiéndolo a sus vinos.

¿Qué proyectos tenéis a corto-medio plazo?

Al mismo tiempo que comenzamos una recuperación de variedades tintas andaluzas, empezamos una investigación a nivel histórico de cómo esas variedades que había antes en Andalucía se fueron llevando a otros países a lo largo de los años, buscando cómo viajaron por el mundo.

¿Cómo os habéis adaptado a la digitalización del sector?

Nos ha servido a todos para reinventarnos e implementar una tienda online que anteriormente no teníamos. Ahora tenemos un contacto más directo con el cliente final, haciendo campañas para llegar a ellos a través de redes sociales, por ejemplo.

¿Cómo ves al sector a medio-corto plazo?

La evolución irá poco a poco, pero creemos que todo va a salir bien y nos iremos adaptando, todo volverá a funcionar como antes. Vivimos en un país maravilloso y especial, en el que todo el mundo quiere venir a hacer turismo. 

Patricia Benítez, enóloga y directora técnica de Bodegas Carraovejas 

 

Gaditana de nacimiento, lleva trabajando en Ribera del Duero desde el 2004, volver a su tierra a contar lo que está haciendo le hace mucha ilusión. Trabajan con viñas centenarias que son fuente de un material varietal genético histórico. 

¿Cuál es vuestro proyecto actual?

Hemos presentado un vino nuevo de Alma Carraoveja, se llama Milsetentayseis está en Fuentenebro, es un Ribera del Duero que hacemos en una zona muy especial. Fuentenebro está lo más al sur de la Ribera del Duero y es un lugar muy singular por los suelos que tiene de arcilla roja compuesto por una base mineral muy interesante. 

Con respecto a Viñedo Viejo, estamos en el momento de recuperar esa parte de viña, hemos encontrado que hay muchas variedades autóctonas, hacer elaboraciones muy cuidadas, por parcelas. Nuestro sueño e ilusión es hacer un vino que sea representativo de la zona, que tenga una identidad propia. Grandes vinos hay muchísimos, pero si conseguimos un vino que represente la zona habremos cumplico nuestro objetivo. 

 

¿Cómo ves el mundo del vino a medio largo plazo?

Somos unos afortunados dentro del sector después de tantos años de experiencia, nuestro fin es estar cada vez más cerca que nunca del cliente y de nuestros compañeros del sector, ser solidarios y compartir todo lo que podamos.