Volver a vista general
Noticias

Control de plagas en la industria de alimentos


Las plagas son uno de los problemas más graves para los establecimientos de la industria de alimentos y el sector horeca. Por naturaleza, los animales se sienten atraídos por los alimentos, y cuando no se toman las medidas necesarias para controlarlos, estos invaden las instalaciones en donde se almacenan, preparan o manipulan alimentos, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria.

Las plagas representan una gran amenaza para la higiene y la inocuidad en los procesos de la industria de alimentos, debido a que son transmisoras de enfermedades y facilitan la propagación de todo tipo de bacterias, virus y gérmenes perjudiciales para la salud de los consumidores. Existen una gran variedad de plagas que pueden afectar a los negocios de la industria gastronómica en cualquiera de sus etapas de producción. Para diseñar un protocolo eficiente para el control de plagas, es necesario conocer los diferentes tipos de plagas y sus peligros.

Tipos de plagas más comunes en la industria de alimentos:

Cucarachas:

Las cucarachas son una de las amenazas más comunes y difíciles de manejar en los negocios de la industria de alimentos. Son una de las plagas más peligrosas debido a que son portadoras de una gran variedad de gusanos, parásitos, gérmenes y bacterias perjudiciales para la salud. Las cucarachas pueden propagar Enfermedades de Transmisión Alimentaria como: Salmonella Typhimurium, Poliomielitis y Entamoeba histolytica, entre otras. 

Una plaga de cucarachas es muy difícil de controlar debido a que estas se encuentran entre los animales más resistentes del planeta; algunas de ellas son capaces de mantenerse activas durante un mes sin comida y sobreviven con recursos muy limitados.  De igual manera, muchas de ellas pueden vivir sin aire durante 45 minutos y ralentizar los latidos del corazón, incluso se cree que las cucarachas serían la única especie sobreviviente si se produjera una catástrofe nuclear. 

Roedores:

Las plagas de ratas y ratones son una de las amenazas más graves en los establecimientos de la industria de alimentos. Los roedores representan un gran problema sanitario debido a la gran cantidad de infecciones y enfermedades peligrosas que pueden transmitir. Las ratas y ratones pueden infectar los alimentos o superficies a través de su orina, excrementos o con el simple contacto de su boca o su cuerpo.

Los roedores pueden transmitir una gran variedad de enfermedades, entre ellas: Leptospirosis, Tularemia, Listeriosis, Giardiosis, Salmonellosis, etc.

Moscas:

Las moscas pueden convertirse en un verdadero problema para los establecimientos del sector horeca y la industria de alimentos. Existen más de 110.000 especies de moscas y algunas pueden ser portadoras de más de 100 patógenos dañinos para el ser humano. Este tipo de insecto se reproduce en basura en descomposición y ambientes sucios y húmedos. Está comprobado que las moscas se reproducen más rápido que otros insectos; una mosca puede poner hasta 500 huevos en un periodo de tres a cuatro días.

Las moscas representan un alto riesgo para la seguridad alimentaria debido a que trasladan fácilmente las bacterias y gérmenes en los alimentos o en las superficies en donde se sirven o preparan. Algunas de las enfermedades transmitidas por las moscas son: oftalmía, disentería bacilar, tifoidea, tuberculosis, salmonella y E. Coli, entre otras. 

Aves:

Algunas aves pueden convertirse en un verdadero problema para las empresas que producen alimentos. Especies como las palomas representan una amenaza para la seguridad alimentaria debido a la gran cantidad de parásitos internos y externos que portan, entre ellos: pulgas, piojos, ácaros, lombrices y gusanos. Además, sus excrementos pueden contener concentraciones elevadas de bacterias y hongos muy peligrosos para la salud de las personas. Algunas de las enfermedades más peligrosas transmitidas por aves son: salmonella, E. Coli y Campylobacter, entre otras. 

Tal vez te interese leer: Enfermedades de transmisión alimentaria (ETAs): Causas y cómo prevenirlas

Por qué es importante el control de plagas en la industria alimentaria

Las plagas son un riesgo para la salud y representan un gran peligro cuando invaden instalaciones en donde se manipulan alimentos. En alimentación masiva las plagas pueden propagar brotes de enfermedades que pueden ser mortales. Todos los establecimientos de la industria de alimentos y el sector Horeca tienen la responsabilidad de cuidar la salud de los consumidores y de implementar un programa de control de plagas en el Plan de Saneamiento, de acuerdo con lo estipulado en el Decreto 2674 de 2013

Además de ser una amenaza para la salud de los consumidores, las plagas también pueden ocasionar algunos de los siguientes problemas:

  • Dañan las instalaciones y equipos. Los animales pueden morder cables eléctricos e incluso formar sus nidos al interior de la maquinaria y equipo. Este es un grave problema que puede ocasionar grandes pérdidas económicas. 
  • Echan a perder los alimentos. Las plagas pueden contaminar de muchas maneras los alimentos y generar desperdicios. 
  • Afectan la reputación del negocio. No hay nada más grave para la imagen de cualquier negocio de la industria de alimentos que la presencia de plagas en el local o en la comida.
  • Pueden ocasionar el cierre permanente. Cuando hay presencia de plagas y el establecimiento no implementa un programa de control de plagas eficiente, las autoridades sanitarias pueden cerrar definitivamente el negocio. 

Tal vez te interese leer: Importancia del aseo e higiene personal en manipuladores de alimentos

Programa de control de plagas en la industria alimentaria

El programa de control de plagas forma parte del plan de saneamiento básico y es indispensable para asegurar la inocuidad en los procesos, cuidar la salud de los consumidores y de los trabajadores. Todos los establecimientos de la industria de alimentos y el sector Horeca deben desarrollar un programa de control de plagas que incluya como mínimo los siguientes aspectos:

  • Qué tipos de plaga representan un riesgo para las instalaciones.
  • Cuándo y con qué frecuencia se deben realizar las actividades para el control de plagas
  • Cómo y con cuáles métodos se realizará el control de plagas
  • Quiénes serán los responsables de ejecutar el programa de control de plagas y quiénes lo supervisarán. 
  • Cómo se comprobará la eficiencia del programa de control de plagas y cuáles serán las medidas correctivas. 

Descubre cómo prevenir la aparición de plagas descargando GRATIS nuestro Ebook sobre mejores prácticas para el almacenamiento de aliementos

¿Cómo evitar la presencia de plagas en los  equipos lavavajillas?

En primer lugar, es muy importante elaborar un programa de control de plagas de acuerdo con la normatividad vigente y realizar todos los procedimientos necesarios para su vigilancia y control. Adicionalmente, recomendamos que al  momento de instalar el equipo lavavajillas se realice una fumigación inicial y a los 20 días realizar otra fumigación para asegurarse de que las plagas no hayan hecho nidos al interior de los equipos. 

Es muy importante realizar periódicamente  el mantenimiento preventivo de los equipos lavavajillas de  acuerdo con las especificaciones de nuestro equipo técnico. Y, en caso de que se detecte la presencia de plagas al interior del lavavajillas, se debe llamar de inmediato a nuestro equipo técnico para que realicen la limpieza y el mantenimiento necesario para eliminar la plaga. 

Si quieres saber más sobre nuestros sistemas de lavado, contacta a uno de nuestros asesores AQUÍ.

Únete a nuestro Newsletter

ÚNETE A NUESTRO NEWSLETTER

ÚNETE A NUESTRO BLOG
Las cookies facilitan la prestación de servicios en este sitio web. Al usar este sitio web, usted autoriza el uso de cookies. Política de privacidad OK