Volver a vista general
Noticias

La última tecnología para el lavado de canastillas: el lavautensilios de la serie uf

El lavado de canastillas es uno de los problemas más frecuentes en diversos sectores de la industria de alimentos y el sector Horeca. En las grandes operaciones suelen acumularse una gran cantidad de canastillas para lavar, muchas veces, con suciedad difícil de remover. Cuando no se cuenta con un sistema de lavado potente que garantice eficiencia, rapidez y total higiene, el lavado de canastillas se puede convertir en un problema para toda la operación. 

No cabe duda que las canastillas son un elemento indispensable para muchos negocios de la cadena productiva de alimentos. Desde la recolección de la cosecha en los cultivos, hasta la entrega del producto al cliente final, las canastillas sirven para distintos procesos y siempre requieren ser reutilizadas. 

Luego de una jornada de trabajo las canastillas han estado en contacto con los alimentos y es inevitable que queden restos e incrustaciones en su superficie. Para una nueva jornada de trabajo es necesario que las canastillas estén completamente limpias e higienizadas, de lo contrario, existe un alto riesgo de contaminación cruzada que podría ocasionar intoxicaciones o enfermedades de transmisión de alimentos a los consumidores.  

Lavado de canastillas manual 

Por lo general, el proceso de lavado de canastillas no es tenido en cuenta en la planeación de los procesos operativos de las empresas, y por eso, en la mayoría de los casos se realiza de manera manual ocasionando un gran desperdicio de agua, detergentes y tiempo productivo del personal que realiza estas labores. 

De acuerdo con nuestra experiencia, los grandes cultivos, plantas de producción y centros de distribución pueden llegar a acumular inmensas cantidades de canastillas para lavar. Cuando el proceso de lavado se realiza manualmente, se generan una serie de costos ocultos y problemas operativos que terminan afectando la productividad y las ganancias de la empresa. Algunos de los problemas más recurrentes del lavado manual de canastillas son los siguientes:

  • Acumulación de canastillas de lavado con suciedad e incrustaciones difíciles.
  • Grandes cantidades de espacio necesarias para el lavado y secado de canastillas
  • Retrasos en el proceso de lavado y secado que afectan el flujo de la operación
  • No se asegura un correcto proceso de termodesinfección que garantice la higiene
  • Alto riesgo de contaminación cruzada 
  • Mayores riesgos laborales para quienes se encargan del lavado manual 
  • Mayor desperdicio de agua, detergentes y productos químicos para el lavado
  • Pérdida de tiempo productivo de los operarios que realizan el proceso de lavado
  • Altos índice de costos ocultos que afecta las ganancias
  • Alta rotación laboral en el área de lavado

Tal vez te interese leer:  Estrategias para evitar una alta rotación de personal en restaurantes, bares e industrias de alimentos

Costos ocultos y desperdicios en el lavado manual de canastillas

Entre más grande sea la operación y más difícil sea el tipo de suciedad a lavar, mayores serán los desperdicios y costos ocultos en el área de lavado. Por ejemplo, en una operación en la que se utilicen en promedio 2000 canastillas diariamente y se realice un proceso de lavado manual, se requieren al menos tres personas y seis horas de trabajo, aproximadamente, únicamente para el proceso de lavado. Luego serán necesarias al menos otras cuatro horas para el secado y para ordenar las canastillas. 

De acuerdo con nuestros cálculos, aproximadamente, se utilizan entre 2.5 a 3 litros de agua por pieza, es decir, son necesarios alrededor de 90.000 litros mensuales o 1.080.000 litros de agua al año (1080 m3). Este alto consumo innecesario de agua, no solo genera un costo extra para la operación, sino también tiene un impacto negativo en el medio ambiente y va en contra de los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU. Las empresas del sector horeca y la industria de alimentos también tienen una gran responsabilidad con el cuidado del agua y con la implementación de operaciones más sostenibles. 

Riesgos laborales en el lavado manual de canastillas

El lavado manual de canastillas trae consigo varios riesgos laborales que ponen en peligro la salud y el bienestar de los trabajadores. Para eliminar la suciedad y los microorganismos de los canastillas, es necesaria la manipulación de agua a altas temperaturas y productos químicos, esto puede traer problemas en la piel como dermatitis y resequedad. Además, es muy común que los trabajadores adopten malas posturas a la hora de realizar las labores de lavado y apilamiento de las canastillas, lo cual con el tiempo puede generar serias secuelas en la salud de los trabajadores. 

Aunque los trabajadores utilicen guantes, delantales y otros equipos de protección personal, los cambios frecuentes de temperatura, la manipulación de productos químicos y las malas posturas siempre terminan por afectar su salud. Todo esto se ve reflejado en un mayor ausentismo laboral y en un alto índice de rotación de personal.

Tal vez te interese leer: Prevención de riesgos laborales en cocinas industriales

Importancia de la higiene en el lavado de canastillas 

Hoy por hoy, la higiene debe ser una prioridad en todos los negocios de la industria de alimentos. Es responsabilidad de todas las empresas del sector garantizar procesos que aseguren la higiene e inocuidad para evitar cualquier riesgo de propagación de virus, bacterias o gérmenes patógenos que puedan afectar la salud de los consumidores. Esto incluye una total limpieza y desinfección de todas los utensilios y superficies en donde se preparan y sirven los alimentos. 

Es muy común que en las empresas del sector no se tenga en cuenta la importancia de la higienización de las canastillas, y, en la mayoría de los casos se realiza un proceso de lavado manual que no garantiza una total de termodesinfección. Cuando una rack sale de una planta de producción, que es un entorno controlado, hacia un supermercado o centro de distribución, que es un entorno no controlado, existe un alto riesgo de contaminación por agentes patógenos externos. 

De igual manera, también existe riesgo de contaminación cuando las canastillas se utilizan para transportar alimentos al interior de una planta de producción o cultivo. Es muy importante tener en cuenta que el nivel de riesgo lo determina el tipo de suciedad que se produzca. Por ejemplo, en la industria cárnica se produce suciedad de mayor riesgo debido a la naturaleza del producto, los canastillas que se utilizan para transportar las carnes y sus derivados quedan con restos de producto y fluidos que representan un alto potencial de riesgo si no se higienizan correctamente. 

Los procesos de lavado a manual no garantizan un correcto proceso de limpieza y desinfección, ya que, para eliminar completamente los microorganismos es necesario realizar el proceso de lavado a una temperatura mayor a los 70°C, de acuerdo con la norma DIN 10534, lo cual es muy difícil de realizar de manera manual. Como expertos en sistemas de lavado profesional, en Winterhalter diseñamos una solución para un lavado de canastillas más rápido y eficiente.

Lavautensilios de la Serie UF: Una solución para el lavado de canastillas y utensilios 

Cuando se trata de lavar canastillas y utensilios grandes con suciedad difícil, nuestro lavautensilios de la Serie UF es aliado ideal en la zona de lavado. Su gran potencia permite lavar hasta 12 canastillas en ciclos de lavado de aproximadamente dos minutos, es decir, puede lavar hasta 360 canastillas por hora, con resultados de lavado perfectos y eliminando la totalidad de microorganismos peligrosos. 

Son muchas las ventajas de incorporar un lavautensilios de la serie UF para el lavado de canastillas; como lo mencionamos anteriormente, en una operación en donde se requiera lavar 2000 canastillas diariamente, se necesitan 3 personas que dediquen al menos 8 horas al lavado y secado de los canastillas limpios. Con un lavautensilios de la serie UF solo es necesario un trabajador para realizar esta tarea. 

Ventajas del lavautensilios de la Serie UF de Winterhalter:

  • Ahorra hasta un 80% en consumo de agua frente al lavado manual
  • Mínimo consumo de detergentes y secantes 
  • Resultados de lavado perfectos y con los más altos estándares de higiene certificados por la norma internacional DIN 10534
  • Evita retrasos y hace más eficiente la operación
  • Reduce más de tres veces el tiempo necesario para el lavado y secado de las canastillas 
  • Aumenta la productividad de la operación en general, ya que, solo es necesario un trabajador para el lavado de canastillas 
  • Optimiza el uso de espacio, a diferencia del lavado manual en donde son necesarios grandes espacios para este proceso, nuestra UF puede ubicarse fácilmente en cualquier espacio. 

Conoce más sobre nuestro lavautensilios de la serie UF AQUÍ.

Únete a nuestro Newsletter

ÚNETE A NUESTRO NEWSLETTER

ÚNETE A NUESTRO BLOG