Volver a vista general
Noticias

HIGIENIZACIÓN EN RESTAURANTES: ¿ESTÁN REALMENTE DESINFECTADOS LOS UTENSILIOS DE SU COCINA PROFESIONAL?

 

La nueva pandemia del coronavirus ha puesto a todos los sectores del comercio y servicios a aprender y reflexionar sobre sus hábitos de producción y consumo. El tema del saneamiento se ha convertido en un foco muy relevante pues tanto consumidores como clientes han empezado a analizar más de cerca las medidas que las empresas y los proveedores están tomando para enfrentar este problema.

El sector HORECA (hoteles, restaurantes y casinos), cada vez más, continúa apostando por la higienización y la limpieza en los diferentes espacios de sus negocios. Debido a la situación actual en la que se encuentra el país, cumplir con las medidas de higiene y limpieza propuestas por los profesionales del sector es imprescindible para garantizar la calidad del negocio y la seguridad del servicio.

 ¿Sabes cómo potenciar la higienización de tus cocinas? Sigue leyendo.

Higiene en la cocina

Para la cocina de un restaurante, hotel, bar o cafetería, la higiene es siempre una cuestión de extrema atención y cuidado, ya que esto afecta directamente en lo que se servirá y lo que consumirá el cliente. Sabemos que estos establecimientos deben cumplir unos estándares mínimos de limpieza e higiene en todo momento, desde uso de guantes, máscaras, saneamiento, limpieza de superficies y equipos, uso de gel y alcohol hasta la limpieza de utensilios de cocina.

La higienización de estas zonas se conseguirá utilizando productos de limpieza de calidad que eliminen los restos de comida, las manchas más difíciles y las partículas patógenas que pudieran contaminar los alimentos.

 Además de acabar con la suciedad producida por el propio servicio, superficies de trabajo y electrodomésticos, los utensilios que se utilicen a diario —como cubertería, vajilla y cristalería—deben permanecer impecables y verdaderamente higienizados pues son los que entran en contacto directo con los clientes. Sin embargo, sorprende ver la poca atención que se le puede estar brindando a este aspecto y cómo aún hay restaurantes que no han implementado verdaderas acciones de higienización de piezas y utensilios de cocina.

Vale la pena preguntar, ¿Están realmente desinfectados los utensilios y piezas utilizados en la preparación de la comida? Es muy común que los propietarios y gerentes de los establecimientos certifiquen que realizan un lavado manual aséptico mediante el uso de alcohol, limpiando sus platos y utensilios, dejándolos supuestamente libres de contaminación. Sin embargo, estos procedimientos no son muy higiénicos y aquí te explicamos por qué:

Lavado a mano e higiene tradicional en restaurantes

Normalmente en las cocinas profesionales la vajilla se encuentra en cubas sumergidas en agua y detergente, para que pueda retener más detergente y queden impregnadas más fácilmente. Sin embargo, durante este proceso, habrá una gran cantidad de gérmenes y bacterias que provenían de diferentes clientes, así como los que se generar por la acumulación de agua sucia. El agua de estas pocetas, al no tener movimiento constante se ensucia con gran rapidez y el solo hecho de que tengan jabón no garantiza que sea agua apta para limpiar utensilios de cocina.

Además, en las jornadas pico de los restaurantes, no hay tiempo para lavar y refregar adecuadamente, no solo porque se usa agua corriente a temperatura ambiente y con detergente (lo cual no garantiza una completa remoción de la película de jabón y suciedad en los utensilios de cocina) sino porque adicional en este proceso se usan esponjas, que suelen emplearse durante mucho tiempo y que lejos de remover y eliminar suciedad, están completamente contaminada.

Una vez secas las piezas que se han lavado y juagado de esta manera, se repasan con un paño que a menudo está empapado en alcohol al 70%. A pesar del alcohol, estos paños y trapos han entrado en contacto con varios otros elementos y superficies, que están constantemente infectando o sucios, así que al final, esta práctica termina por contaminar más o al menos no ayuda a eliminar los restos de suciedad que pudieron quedar impregnados en los utensilios ni garantizar así una higiene real.

TE INVITAMOS A DESCARGAR GRATIS EL EBOOK: 10 RAZONES PARA DEJAR EL LAVADO A MANO

Winterhalter, garantía de higienización verdadera

Para garantizar que los utensilios y vajilla de su cocina estén realmente desinfectados, el lavado de este material debe realizarse en un lavavajillas industrial, que llevará a cabo todos los procesos de lavado y enjuague con agua a alta temperatura, a 85 ° C. De este modo, el equipo logra una verdadera inactivación de bacterias, virus y gérmenes lo que garantiza una verdadera higiene y desinfección de sus platos.

Los detergentes y abrillantadores utilizados por nuestros equipos lavavajillas son elementos clave en el proceso de higienización. No solo permitirán obtener un resultado de calidad, sino que protegerán la maquinaria y alargarán su vida útil. Winterhalter dispone de una serie de productos químicos capaces de acabar con la suciedad reseca en diferentes materiales.

Los productos químicos de Winterhalter están diseñados para ofrecer la máxima eficiencia en la cocina, eliminando todos los restos de producto y elementos patógenos y cumpliendo estándares de calidad para asegurar una higienización óptima. Tras realizar ensayos periódicos, nuestros productos químicos y equipos lavavajillas cuentan con certificaciones según las normas DIN ISO 9001, 14001 y OHSAS 18001.

Para mantener los electrodomésticos en buen estado es necesario cuidar sus elementos. Los lavavajillas profesionales son uno de los electrodomésticos más utilizados en la cocina y entran en contacto con elementos llenos de suciedad y gérmenes. Como foco de posibles partículas nocivas, es importante asegurarse de que se utilizan los productos adecuados para cuidar y garantizar la higienización del lavavajillas.

Circulo de Sinner en sistemas de lavado profesionales para una mayor limpieza

Una higienización óptima y segura para la población parte de cuatro elementos básicos que componen el círculo de Sinner: la acción mecánica, la acción química, la temperatura y el tiempo. Todos estos elementos, presentes tanto en el lavado a mano como en máquina, son mucho más efectivos en lavavajillas profesionales.

La acción mecánica es el proceso de retirada de restos de comida. En un lavavajillas profesional, este se realiza con un chorro de agua a presión que elimina restos orgánicos y bacterias. Por su parte, la acción química hace referencia al detergente y productos que se utilicen. Estos productos químicos eliminan los restos de sustancias orgánicas y evitan el despilfarro de agua.

Los patógenos comunes son capaces de resistir a temperaturas de hasta 60- 70 °C, por lo que se recomienda utilizar un sistema de lavado profesional que alcance temperaturas superiores. Esta higienización no sería posible con un lavado tradicional, ya que la piel quedaría dañada al utilizar agua tan caliente.

El tiempo hace referencia a la duración de los tres elementos anteriores sobre el menaje. Con una máquina de lavado profesional, el proceso de acción mecánica, temperatura y detergente es eficiente, permitiendo que los ciclos de lavado sean más cortos pero eficaces. Por otro lado, el lavado a mano desperdicia recursos y daña los platos.

Lavavajillas industriales Winterhalter, higienización y brillo

Los lavavajillas industriales Winterhalter han sido creados para sacar el mayor partido a la vajilla de cada restaurante. Gracias a su tecnología sencilla y su diseño óptimo que se adapta a las necesidades de cada cliente, los lavavajillas Winterhalter garantizan una higienización óptima y una desinfección total.

Estos sistemas de lavado limpian y secan la cubertería, vajilla y cristalería utilizando agua osmotizada pura a una temperatura de 80 °C. Tras el proceso de limpieza, el agua se evapora sin dejar rastro ni manchas en el cristal y el menaje estará limpio y seco sin necesidad de manipulación por parte de los trabajadores.

Su brazo de lavado compacto optimizado reduce el consumo de agua hasta en un 25 %. La presión de lavado, clave en el proceso de higienización, se puede regular según el material que se lava y el grado de suciedad. Así, la Serie UC cuida de la salud de tus clientes y alarga la vida de tu vajilla.

¿Quieres comprobar cómo un lavavajillas Winterhalter puede ayudarte a alcanzar una limpieza óptima? Ponte en contacto con nuestro equipo y te asesoraremos sobre qué modelo es el que necesita tu negocio.

Click aquí para contactar un asesor





SUSCRIBETE A NUESTRO BLOG
Nombre*
Apellidos*
Empresa
Correo electrónico*
Las cookies facilitan la prestación de servicios en este sitio web. Al usar este sitio web, usted autoriza el uso de cookies. Política de privacidad OK